Cuándo buscar terapia

Reconocer la necesidad de ayuda profesional es el primer paso hacia el bienestar emocional.  La terapia puede ser de beneficio real, proporcionando ayuda para problemas como la depresión, la pérdida (en caso de muertes o separaciones entre miembros de la familia), los conflictos familiares, las preocupaciones de los padres del niño, o la angustia emocional.

Crecer no es fácil
De vez en cuando todos los niños y adolescentes enfrentan problemas. Identifique qué señales les dan sus hijos.  Ellos cuentan con que “alguien” se dé cuenta de que algo les pasa.  Ellos pudieran:

  • sentir temor de empezar a ir a la escuela
  • no saber organizar su tiempo
  • estar atrasados en sus tareas escolares
  • preocuparse por acontecimientos familiares, como el divorcio y la muerte
  • deprimirse
  • carecer de autodisciplina
  • experimentar con drogas y alcohol
  • pensar en el suicidio
  • carecer de buenos hábitos de estudio
  • preocuparse acerca de su sexualidad
  • enfrentarse a una decisión difícil acerca de sus estudios universitarios o trabajo
  • pensar en dejar de asistir a la escuela
  • no tener completa conciencia de sus aptitudes y habilidades


Al tratar de solucionar las diferentes situaciones desde sus inicios, se puede ayudar a prevenir futuros problemas.  A veces, cambios en el ambiente escolar y en el hogar pueden mejorar la calidad de vida de los niños y de sus familiares.  Usted puede confiar en un psicólogo situaciones delicadas de índole personal y familiar.

Cuando su hijo parezca necesitar ayuda, no dude en buscar ayuda con un psicólogo escolar. La atención a tiempo, puede hacer la diferencia entre el fracaso o el éxito en la vida de su hijo.